"La primera ley de la historia es no atreverse a mentir, la segunda, no temer decir la verdad" Su Santidad Leon XIII

lunes, 23 de febrero de 2015

Las paradojas de la marcha del 18F

El miércoles 18 de febrero se ha realizado una Marcha del Silencio en homenaje al fallecido fiscal Nisman convocada por un amplio grupo de fiscales argentinos. Se ha realizado en paz pero ha dejado, por lo menos para mi, un sin número de interrogantes y paradojas.

La marcha fue convocada por fiscales federales para honrar la memoria del fiscal. Las personas que han asistido movilizadas por este llamado o conocían profundamente la labor y vida de Nisman (lo cual dudo mucho), o aceptaron el testimonio de los fiscales federales sobre la labor y vida del fiscal muerto. Es imposible honrar la vida u obra de alguien sin conocerlo.


 Los medios de comunicación se encargaron de recoger los testimonios de los asistentes y, entre los que pude oir, la mayoría asistía a la misma por el objetivo propuesto y para pedir Justicia por él y, sobre todo, para todos. He aquí la paradoja. ¿Si la ciudadanía acepta el testimonio de los fiscales sobre la intachable vida y obra de Nisman cómo puede pedir justicia (exceptuando de esta afirmación el caso del fiscal, por supuesto)? Los asistentes les creen a los fiscales en su testimonio sobre Nisman pero no les creen cuando forman parte del aparato de justicia. Una gran contradicción. Por supuesto que muchos contestarán que quienes asistieron a la marcha eran miembros intachables de la justicia perseguidos por el poder, pero lo que emanaba de los reportajes a vuelo de pájaro era un gran malestar con la justicia en su conjunto.  

¿Y entonces por qué fue la ciudadanía a marchar apoyando a quienes convocaron pero cuestionándolos en su labor judicial?

La primera respuesta que se me viene a la mente es que, a pesar del malestar con la justicia, prefirieron marchar movidos por una gran indignación que asola a la sociedad argentina y que no se le puede achacar solamente a la política, ya sea oficialista como opositora. Esta marcha fue una especie de catarsis de muchos de aquellos que no son escuchados, o que sufren la falta de justicia en todos los órdenes de la vida. Queda más que claro que la gran masa ha sido movilizada por el aparato mediático y esa es la clave de las contradicciones. Una mezcla de impotencia generada por la difícil cotidianeidad producto de las malas políticas gubernamentales azuzadas por los medios de comunicación en guerra permanente con el poder.



Pero ¿por qué ahora? Esto es solo la punta del iceberg. Sobre este conflicto magnificado por el poder, vaya a saber por qué (o sí sabemos por qué con solo leer al nefando Laclau), se ha subido otro poder aún más poderoso y letal del que el gobierno era aliado pero ya no lo es.

Escuchando al Dr. Labake quien ha tenido acceso al informe confidencial que la CIA le entregó al jefe de la SIDE en la presidencia de Eduardo Duhalde, Angel Toma, nos podemos hacer una imagen más o menos clara de la labor del fiscal Nisman. Era este hombre, puesto por uno de los personajes más poderosos dentro de la SIDE, Stiusso, el encargado de llevar adelante este informe confidencial “lleno de fantasías”, según el Dr. Labake, para culpar a los iraníes. Por supuesto que los Kirchner aceptaron estas reglas de juego (y si leemos las últimas protestas de la Cancillería Argentina nos daremos cuenta que el poder sigue en esta línea) para congraciarse con Israel generando una alianza tácita entre la DAIA y el gobierno de los Kirchner.

La ruptura de la alianza se dio con la intención política del Memorandun y no tanto por su aspecto judicial (que es impugnable), pues en el mismo se intentaba escuchar a los supuestos implicados en el atentado a la AMIA en una Comisión independiente de los grandes poderes trasnacionales. Pero lo que más molestó al poder internacional es la libertad con que el gobierno negoció con China y el peligro de que Nueva York deje de ser la plaza de renegociación de la deuda, todo ello apoyado por el gigante asiático.

¿Esta al tanto la presidente de todos estos pormenores internacionales? La verdad, lo dudo. Entonces ¿por qué toma ese rumbo?

La política kirchnerista se ha basado constantemente en la recaudación de fondos, de manera lícita como ilícita, para hacer política. Sin dinero no se puede hacer política, decía Néstor Kirchner, y el sistema argentino no tiene un sistema limpio de subvención de la política, por lo que “demos rienda suelta a hacer caja!”. En definitiva, los virajes en política internacional del gobierno no son más que búsquedas del vil metal para el Proyecto Nacional y Popular... y resguardar judicialmente a los personajes más nefastos del mismo.

No puedo creer que este gobierno se haya puesto en la vereda de enfrente del sionismo por convicción pues nunca lo ha demostrado en ninguna de sus políticas, ya sean económicas como sociales.


El Nacionalismo debe estar con la Patria, pero ni Estados Unidos, ni Israel, ni las Naciones Unidas, ni China, ni el gobierno nacional son la Patria, o por lo menos, lo que entiendo por Patria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada